Cuatro consejos para quien está pensando en separarse

Post Series: Divorcios y separaciones
  • 1.Cuatro consejos para quien está pensando en separarse

 

divorcioLa separación que precede al divorcio es un hecho, pero puede tener consecuencias jurídicas que muchas veces se ignoran.

Por ello, aquí van cuatro consejos para quienes estén transitando ese momento:

 

Primer consejo: consultar  un abogado

Es una buena idea hablar con un abogado acerca de tu situación. El puede darte información específica sobre la ley que se aplique a tu caso particular y te puede explicar cómo la separación y eventual divorcio te van a afectar personalmente y cómo te afectarán en relación con tus hijos.

También te va a aconsejar sobre qué recaudos tomar para el hipotético caso de no poder llegar a un acuerdo amigable con tu esposo/a.

 

Segundo consejo: No ir al choque

No importa lo mal que te estuviste llevando con tu cónyuge este último tiempo, lo más saludable para las familias es poner fin al matrimonio de manera amable.

Aquí aplica el dicho “lo cortés no quita lo valiente”.

Hay que tener en cuenta que antes de llegar a la instancia judicial para resolver un conflicto, siempre existen otros caminos alternativos para cerrar los conflictos. El primero es la negociación directa entre los involucrados, aunque en cuestiones de esta índole a veces es difícil, y entonces es recomendable pedir ayuda a terceras personas que pueden facilitar el acuerdo, como ser:

  1. Psicólogos especializados en terapias de pareja
  2. Mediadores de familia
  3. Conciliadores

 

En caso que todas estas opciones fracase, el conflicto ya so será abordado por las partes y una tercera persona que los ayude a conciliar, sino que será decidido por un juez, tercero cuyas facultades le permiten resolver coincidiendo o no con la solución que aportaron las partes. Esta es la vía más larga y costosa.

 

Es importante destacar que –aunque arreglen todas las cuestiones extrajudicialmente, por cualquiera de los métodos alternativos- el contrato al que hayan arribado y la voluntad de divorciarse deberá someterse a un juez, porque el divorcio sólo puede ser declarado judicialmente.

 

Tercer consejo: Tener claro qué tipo de matrimonio integras

El contrato matrimonial es básicamente un contrato patrimonial.

De acuerdo al Código Civil y Comercial argentino, si no hay declaración en contrario, los cónyuges integran una comunidad de bienes donde cada uno conserva para sí los bienes que haya aportado al matrimonio, pero los incrementos de valor de éstos últimos y las ganancias obtenidas durante el matrimonio se dividen en partes iguales, sin importar cómo ni quién las hubiere generado.

Esto quiere decir que todos los aumentos de valor de bienes propios o gananciales integran una comunidad que –al final del matrimonio- será dividida entre los dos.

Las parejas que no están de acuerdo con este sistema, pueden pactar un régimen de separación de bienes dentro de los límites de la ley, que debe estar revestido de las formalidades que la propia ley requiere y limitarse solamente al aspecto económico del matrimonio.

 

Cuarto consejo: destino de la vivienda común

Este es un tema importante, sobre el que es difícil ponerse de acuerdo, sobre todo cuando la decisión de separarse no es consensuada. En general quien no se quiere separar reclama quedarse viviendo en el inmueble conyugal.

En caso de imposibilidad de llegar a un convenio, es un tema que debe ser sometido inmediatamente a la decisión del juez, quien –si está correctamente planteado- lo debe resolver en forma urgente.

 

En cualquiera de los aspectos abordados, es importante tener en cuenta el primer consejo, y no tomar ninguna decisión sin antes haberla consultado con un abogado.*

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *