Restitución Internacional De Menores

Cinco consejos si tu ex pareja lleva los hijos a su país

Las familias transnacionales son una realidad habitual desde hace ya muchos años. Puede tratarse tanto de parejas compuestas por personas de diferentes nacionalidades, como de parejas de la misma nacionalidad que deciden mudarse a otro país, pero al cabo de un tiempo uno solo de los integrantes resuelve volver a su patria de origen o instalarse en un tercer país.

Surge entonces el conflicto acerca de qué hacer con los hijos. ¿Permanecen en el país con el progenitor que se queda, o se mudan con el que se va?

La presencia de ambos padres es importante para los hijos, pero es habitual que cada uno de los progenitores piense que la mejor alternativa para sus hijos es mantenerse cerca de sí. Ésta es una situación en la que es muy difícil encontrar una solución que satisfaga completamente a todas las partes involucradas. Los apoyos necesarios para una familia en crisis suelen ser las familias de origen y cuando alguna está lejos, comienza el tironeo.

¿Cómo se resuelve este conflicto? 

En un gran número de casos, ante la falta de acuerdo, aquél de los padres que decide mudarse, se lleva con él al o los hijos sin el consentimiento del otro. Esto puede resultar de un viaje sin autorización o de un viaje que -teniéndola por tiempo determinado (por ejemplo por el período de vacaciones) se prolonga mas allá de la autorización concedida.

Una vez producido ese hecho, la manera de remediarlo es a través de la puesta en práctica de los instrumentos previstos por la Convención de la Haya sobre la Sustracción Internacional de Menores. Este documento internacional tiende a desincentivar este tipo de traslados, a través de la pronta restitución de los menores al país de donde fueron sustraídos.

Pero ¿pueden los padres anticiparse para evitar la sustracción de sus hijos, o al menos para que -si ésta se produce- el retorno pueda producirse en un tiempo acotado?

En caso de tener alguna razón para creer que sus hijos puedan llegar a ser sustraídos o retenidos en otro país, los padres deben tomar ciertas precauciones:

Cinco consejos para tener en cuenta:

  • Asegurarse de contar con copia de la misma documentación del niño con la que cuenta el otro progenitor, sobre todo pasaportes y documentos de identidad, de tantos países como nacionalidades tenga el niño.
  • Contar con fotografías actualizadas de sus hijos, con una antigüedad no mayor a seis meses.
  • Si los menores tienen edad suficiente, enseñarles a llamar a su número telefónico por cobrar desde larga distancia. Que memoricen tanto ese número como su dirección electrónica.
  • Si la autorización de viaje consta en una orden judicial, asegurarse que surja claramente de ella la fecha en que el menor debe volver. En caso de redactar una autorización privada de viaje, aclarar que la misma se otorga por un plazo determinado, y cuál es la fecha límite de retorno.
  • Finalmente, último consejo pero no menos importante: hay que tener en cuenta que muchas veces el padre apropiador intenta convencer a los hijos de que el nuevo destino era el más conveniente porque el otro padre ya no lo quería, o que no hace nada para visitarlo, por lo que es fundamental que su hijo tenga claro cuánto lo ama usted, y que jamás y bajo ninguna circunstancia querría que él viviera alejado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *